Frutos Secos

Regalar frutos secos es una excelente idea principalmente porque son deliciosos y tienen la ventaja adicional de contener ... Leer más

Preguntas / Respuestas: Frutos Secos.

¿Cuál es el mejor momento para consumir frutos secos?

Si desea obtener el máximo beneficio de los frutos secos, se recomienda consumirlos por la mañana. El consumo de frutos secos junto con el desayuno puede ayudarle a evitar la fatiga y regular suavemente la presión arterial en su cuerpo. Los expertos sugieren que los frutos secos son una de las opciones de bocadillos más saludables que existen. Los frutos secos son ricos en fibra, grasas saludables, vitaminas y minerales. Investigaciones demuestran que ayudan a reducir el colesterol, mejoran la función de los vasos sanguíneos y también benefician a los músculos y las articulaciones.

¿Cuantos frutos secos puedo comer al día?

Es recomendable comer alrededor de una onza o 28 gramos de frutos secos al día, es algo así como lo que te cabe en la palma de la mano, y puede ser un mix de frutos secos. Un puñado de frutos secos puede ser perfectamente la merienda o snack del día a día.

¿Cuántos nutrientes contienen un puñado de frutos secos mixtos?

Los frutos secos son muy nutritivos, un puñado de estos puede contener:

Calorías: 173
Proteína: 5 gramos
Grasa: 16 gramos, incluidos 9 gramos de grasa monoinsaturada
Carbohidratos: 6 gramos
Fibra: 3 gramos
Vitamina E: 12%
Magnesio: 16%
Fósforo: 13%
Cobre: 23%
Manganeso: 26%
Selenio: 56%

En resumen, los frutos secos son ricos en grasas, bajas en carbohidratos y una gran fuente de varios nutrientes, que incluyen vitamina E, magnesio y selenio.

¿Los frutos secos hacen bien para el cerebro?

Comer frutos secos puede ayudar a la salud del cerebro, ya que estos alimentos contienen ácidos grasos omega-3 y antioxidantes. A medida que las persona envejecen, su cerebro puede estar expuesto a una forma de estrés oxidativo y, por lo tanto, la vitamina E que contienen los frutos secos puede ayudar a la salud del cerebro en la vejez, además de contribuir a mejorar la cognición y reducir el riesgo de enfermedad de Alzheimer.