Rosas Blancas

Las rosas blancas , además de ser una de las flores más puras, son representativas de la inocencia, ... Leer más

Preguntas / Respuestas: Rosas Blancas.

¿Cómo cuidar rosas blancas?

Lo imprescindible es que no le llegue el sol directo al ramo de rosas y que el florero contenga agua fresca. Cada tres días cortar los tallos diagonalmente dos centímetros y retirar los pétalos que se vayan marchitando para que no le resten absorción a las demás flores. También quitar las hojas de los tallos que toquen el agua.

¿Cuál es el significado de las rosas blancas?

En el lenguaje de las flores, las rosas blancas representan lealtad y pureza, sin embargo, ante todo sinceridad, respeto e inocencia. El color blanco es lo opuesto a lo que nos transmite el negro, por eso no es raro ver rosas blancas también como simbolos de paz, amor y humildad.

¿Cuándo regalar rosas blancas?

Las rosas blancas pueden regalarse para demostrar amor, también apoyo, por lo que si tienes algún conocido o familiar enfermo también son perfectas para subir el ánimo y aliviar el estrés de una recuperación. Por otro lado, si necesitas pedir perdón, romper el hielo con alguien con quien te has mantenido distanciado, son una buena excusa y símbolo de bandera blanca o tregua. Por último, si vas a comprometerte en una relación estas flores calzan perfecto con el concepto de amor eterno. Tambien son excelentes para regalar para una nueva familia o una condolencia. Para las ocaciones de recién nacido y condolencias, el regalar flores con alguna canasta de comida o un desayuno podría ayudar a la familia a alimentarse en momentos donde comer en muchas oportunidades se olvida. Seguro esa familia notará ese bonito detalle.

¿Cada cuánto tiempo cambiar el agua de las rosas blancas?

Es recomendable cambiar el agua de las rosas cada dos días, en lo posible que esté fresca, tratando de no mojar los pétalos. Una vez que hayas cortado los tallos estas absorberán mejor los nutrientes que necesitan tomar del agua. Es importante también no olvidar lavar el recipiente en el que se encuentren de modo que así no pueda contaminarse su fuente de hidratación.